HA FALLECIDO EL SALESIANO D. JAVIER PACHECO, MIEMBRO DE NUESTRA COMUNIDAD

HA FALLECIDO EL SALESIANO D. JAVIER PACHECO, MIEMBRO DE NUESTRA COMUNIDAD

Querido Javier:

Nos dejaste en tu querida casa de La Cuesta y te fuiste a tu Sevilla del alma en busca del milagro: resolver los complicados problemas de tu salud. Hoy, has comenzado con nosotros la aventura del  nuevo curso. Con esta foto Salesianísima y entrañable hemos abierto el Claustro.

Todos sorprendidos, porque todos te conocían y sabían de tu tranquilidad, prudencia y de tu siempre atento saludo. Pero quienes lloraban eran las profesoras de infantil y primaria que fueron testigos muy directas de tu amor y dedicación a los niños y a las niñas a pesar de tus años.  Con ellos te sentiste muy feliz. Con  ellos no pudiste desarrollar tu especialidad académica de las lenguas clásicas, latín y griego pero tenías otra gran habilidad salesiana que te sirvió para conectar mejor con el mundo infantil, la música.

Los alumnos y alumnas de nuestro colegio y los del colegio de la Pureza de María conocen bien tu generosa entrega pastoral y tu cercanía celebrando el sacramento de la penitencia. Nosotros, tus hermanos,  nos hemos quedado con el testimonio  de tu disponibilidad pastoral, tu paciencia ante la enfermedad y  tu admirable sobriedad de vida que no te dejaba resquicio ni para comprar las medicinas necesarias para el cuidado de tu salud.

Te costó abandonar nuestra isla y te fuiste con la esperanza de volver. Hoy has vuelto a estar entre nosotros de otra manera. Para llegar no has tenido que subir las abundantes y molestas escaleras de la casa de La Cuesta porque ya vives en ese mundo donde los hombres y las mujeres no se casan porque son como ángeles de Dios en el cielo.

Estamos seguros de que nuestra Madre Auxiliadora, a quien siempre recordabas con tanto cariño en tus intervenciones, te ha presentado ante el Padre, para recibir el premio del trabajador desde la primera hora y entrar a disfrutar del “jardín salesiano”.

¡Gracias Javier!

Otras entradas

Sin comentarios

Dejar un comentario